martes, 8 de noviembre de 2016

ARTE HISPANO-VISIGODO: EXTREMADURA Y PORTUGAL

. La irrupción de los visigodos no supone una ruptura radical con la arquitectura romana. Es lógico, el nivel alcanzado por el antiguo Imperio es muy superior al que ellos mismos poseen. 
La transformación es más patente con el paso de los años y la evolución social y religiosa. Durante la primera época (período arriano, 507-586), en el que el arrianismo es la religión oficial, se empieza a realizar alguna construcción de estética claramente hispano-visigoda. 
 Ya en el siglo VI (período católico, 586 - 711), con la institución del catolicismo, es cuando se las nuevas formas de construcción, basadas en las heredadas pero con una nueva estética y funcionalidad, florecen con personalidad propia. 

Entre las huellas materiales de la presencia visigoda en el territorio extremeño podemos , citar la basílica de Santa Eulalia y el Hospital del obispo Masona, ambos en Mérida, la iglesia basilical de Santa Lucía en la finca de “El Trampal” en Alcuéscar (Cáceres), las iglesias de los cortijos de Valdecebadal (Olivenza) y de La Cocosa (Badajoz) y la pequeña basílica de Ibahernando (Cáceres). En los restos de algunas de estas iglesias se puede observar el lugar (baptisterio) donde los catecúmenos recibían el bautismo.
Del siglo VII destacan también las manifestaciones de joyería y de orfebrería que han llegado hasta nosotros, así como determinados trabajos en bronce: incensarios, cruces, patenas, hebillas de cinturón, etc.



MÉRIDA VISIGODA

 Entre las ciudades más destacadas de la Hispania visigoda cabe destacar a Emerita Augusta, capital de la diocesis Hispaniarum, situada en un punto importante de vías de comunicación, además de ser puerto fluvial gracias al Anas (Guadiana) Uno de los aspectos fundamentales para comprender la Mérida de la Antigüedad tardía es la presencia de su mártir Eulalia. 
La noticia y fama del martirio de esta joven se extendió rápidamente y a ello contribuyó de forma indudable el himno que le dedicó Prudencio en su Peristephonon.


Resultado de imagen de SANTA EULALIA DE MERIDA



SANTA EULALIA DE MERIDA




La basílica martirial de Santa Eulalia de Mérida es un edificio religioso que se encuentra en la ciudad de Mérida (España). Se podría considerar un núcleo muy importante del nacimiento del cristianismo en la península.
Según los investigadores, fue el primer templo cristiano erigido en Hispania tras la Paz del Emperador Constantino; esta iglesia fue por tanto edificada como basílica martirial en memoria de Eulalia de Mérida; por ello se convirtió, durante los albores de la Edad Media, en lugar de peregrinaciones que llegaban desde el Occidente Europeo y desde el Norte de África



La imagen puede contener: exterior

SANTA EULALIA DE MERIDA

portada principal  La basílica martirial de Santa Eulalia de Mérida es un edificio religioso que se encuentra en la ciudad de Mérida (España). Se podría considerar un núcleo muy importante del nacimiento del cristianismo en la península.



La imagen puede contener: interior


SANTA EULALIA DE MERIDA

En este lugar encontramos restos de casi todas las épocas, construidos unos sobre otros. Así podemos ver, una casa romana del siglo I, una necrópolis cristiana del siglo IV, una basílica visigoda del siglo V y una iglesia utilizada como tal desde 1230 hasta hoy. En este centro de interpretación de Santa Eulalia veremos expuesto todo lo que se ha ido encontrando en este lugar con el paso de los siglos. Así, podremos ver restos de pilastras y placas visigodas muy interesantes y de extraordinario valor. Numerosos paneles explicativos y maquetas nos guiarán en este paseo por la historia que, sin duda, no nos podemos perder. En el siglo V se levanta aquí una basílica. En la actualidad Santa Eulalia, es la patrona de Mérida.


Resultado de imagen de SANTA EULALIA DE MERIDA


"El Hornito"

SANTA EULALIA DE MERIDA

Las excavaciones hechas entre 1990 y 1992 propiciaron el descubrimiento de un impresionante conjunto de restos arqueológicos, incluida una cripta cristiana de los siglos anteriores a la edificación visigoda. Gracias a estos hallazgos y a su magnífica adaptación para ser visitados, podemos tener una visión en conjunto de lo que pudo ser este histórico y especial lugar a través de los siglos, con excelentes muestras paleocristianas y visigodas.
En este lugar encontramos restos de casi todas las épocas, construidos unos sobre otros. Así podemos ver, una casa romana del siglo I, una necrópolis cristiana del siglo IV, una basílica visigoda del siglo V y una iglesia utilizada como tal desde 1230 hasta hoy



SANTA EULALIA DE MERIDA

“El Hornito”. Su pórtico está realizado con piezas de mármol extraídas a principios del siglo XVII de un lugar indeterminado de la ciudad. Todas ellas pertenecieron al Templo que la colonia Romana dedicó al Dios Marte.
Deberemos fijarnos en sus columnas de origen romano y curiosamente de color rosa.
 


 

 LA ALCAZABA DE MÉRIDA

El aljibe. contiene restos romanos y visigodos.
En el recinto amurallado de la Alcazaba se conservan además abundantes testimonios arqueológicos y arquitectónicos de las diferentes etapas culturales que ha vivido la ciudad: dique de contención romano de agua del río, base de la puerta del puente, muralla, calles y casas del periodo romano, pilastras pertenecientes a algún gran edificio visigodo, conventual santiaguista, pórtico neogótico, etc.



ALCAZABA DE MÉRIDA aljibe, pilastras visigodas

El aljibe, se compone de una estructura arquitectónica externa de volumen cúbico cuajada de pilastras visigodas labradas con tallos ondulantes formando óvalos que encierran grandes hojas y racimos de uvas.



ALCAZABA DE MÉRIDA aljibe detalle de dintel visigodo

Tanto en esta construcción como a lo largo y ancho de los muros perimetrales de la alcazaba son perfectamente visibles restos romanos y visigodos reaprovechados, habiendo aparecido incluso material de acarreo labrado funcionando como escombro o ripio para dotar de grosor a los lienzos murales.

 

ALCAZABA DE MÉRIDA  aljibe interior

Como elemento más interesante del conjunto y que afortunadamente ha llegado a nuestros días en buen estado, cabe destacar el antiguo aljibe, verdadera seña de identidad del monumento y probablemente el más importante equipamiento de esta naturaleza conservado en la Península Ibérica.


MUSEO DE ARTE VISIGODO DE MÉRIDA

Para comenzar esta ruta nada mejor que hacerlo en la ciudad de Mérida, donde podeis visitar su Museo de Arte Visigodo situado en la calle Santa Clara, en el antiguo edificio que fue sede del museo arqueológico y que también guardó entre sus paredes importantes piezas de arte romano, hoy expuestas en el Nacional de Arte Romano.
Este museo Visigodo dispone de un fondo de más de un millar de pieza, exponiéndose en sus salas y vitrinas unas extraordinarias colecciones de pilastras, canceles, tenantes, capiteles, frisos, hornacinas.... abundando en todas ellas un marcado carácter simbólico, propias de este estilo artístico, a base de racimos de vid y pavos reales, entre otros.

 
 La imagen puede contener: árbol, cielo, planta y exterior

Convento de Santa Clara sede del Museo de Arte y Cultura Visigoda de Mérida 

El Museo de Arte y Cultura Visigoda te espera en la iglesia del Convento de Santa Clara, un edificio barroco construido en la primera mitad del siglo XVII y que alberga las piezas de escultura visigoda más importantes de la península.
. En la actualidad el Convento, está desacralizado y ha sido reconvertido en espacio museístico, dividiéndose entre el Museo de Arte Visigodo, que se encuentra en la iglesia; y una sala de exposiciones temporales recientemente inaugurada, ubicada en las antiguas estancias conventuales. El templo es un edificio de cruz latina de nave única con dos tramos, lo que le confiere una gran diafanidad, cubierto con bóveda de cañón en sus naves y cúpula sobre pechinas en el crucero. En el exterior, destacan sus dos portadas de granito adinteladas en los extremos, de gran monumentalidad



 La imagen puede contener: interior


Museo visigodo de Mérida

Vista de una de las salas, instaladas en la iglesia y sacristía del Convento de Santa Clara
 

Mérida fue sin duda, una de las ciudades más importantes del reino visigodo de Hispania. Capital del reino durante 65 años. Su nivel político y religioso solamente era superado por Toledo. En esta época se construyeron importantes edificaciones que, por desgracia no llegaron a nuestros días. Testigo de aquello son los restos que encontramos en la iglesia barroca de Santa Clara, hoy museo visigodo de Mérida donde encontramos la colección visigoda más importante de España en su género. 



 
No hay texto alternativo automático disponible.


Cancel

La colección de piezas visigodas de este museo recoge los vestigios de Mérida durante los siglos IV al VIII, como capital de la Diócesis Hispaniarum y como sede metropolitana de la provincia de Lusitania.

Las piezas que se exponen este Museo de Arte y Cultura Visigoda se han encontrado en diferentes puntos de Mérida y sus alrededores. Incluso hay restos encontrados en excavaciones de la zona de la Alcazaba emeritense, en la localidad de San Pedro de Mérida, en "Casa Herrera" o en Cubillana.
 





No hay texto alternativo automático disponible.

Cerámica


Las obras se encuentran expuestas a lo largo de la nave central de la iglesia, en donde se encuentran las piezas más relevantes de la colección, además de algunos objetos de la vida cotidiana



La imagen puede contener: interior


Cerámica

Entre las que sobresalen las piezas cerámicas, excepcionales tanto por su calidad como por la cantidad de piezas conservadas. Se trata de objetos tales como jarros, vasos, u ollas. La gran mayoría de estas piezas proceden del yacimiento de la basílica de Casa Herrera, situado a unos seis kilómetros de Mérida, aunque también hay otras que se han encontrado en la propia ciudad o en yacimientos cercanos. 
 
No hay texto alternativo automático disponible.

Pie de altar

La iglesia visigoda reglamentó la liturgia, haciéndola más compleja: el ritual llegó a ser de difícil acceso para todos los fieles, de forma que el clero adquirió un papel fundamental en su desarrollo. En las iglesias católicas visigodas, como en las de ahora, el ábside era el lugar sagrado en el que estaba el altar eucarístico. Este se componía de un pie monolítico, en cuya parte superior había un hueco para depositar las reliquias del santo o mártir titular de la iglesia, y de un tablero de piedra. Encima del altar se colgaban las cruces, incensarios y demás objetos litúrgicos y votivos, y sobre él se colocaban los jarritos y patenas necesarios para la celebración de la Eucaristía
 



No hay texto alternativo automático disponible.

Tenante

Dentro de este primer grupo de piezas también hay que destacar los dos tenantes de altar, que ofrecen unas características muy similares. Se trata de cuerpos prismáticos, sencillos a nivel de técnica e iconografía, realizados en mármol, con una basa moldurada, un plinto liso con cruces patadas y un remate con decoración de hojas de acanto muy simplificadas. En la parte superior se encuentra el loculus, en donde se hallaría el hueco para depositar las reliquias.
 
 Tenante o pie de altar


No hay texto alternativo automático disponible. 

Estos modelos de tenantes son muy característico de la zona emeritense, y tiene una importancia crucial, debido a la influencia que supone posteriormente este territorio en el ámbito toledano. De hecho, Mérida, Toledo, y sus respectivas áreas de influencia son los únicos lugares en los que se han encontrado este modelo, con una única excepción, el tenante de Wamba, conservado en la actualidad en el Museo de Valladolid.



No hay texto alternativo automático disponible.


Pilastra con adorno de racimos

Destacan los pilares prismáticos, por sus características decorativas, que los relacionan con talleres de la costa italiana del Adriático, y que entroncan a su vez con modelos bizantinos. Se trata de pilares labrados por todos sus lados visibles.



No hay texto alternativo automático disponible.

Cancel

En el momento de la consagración eucarística, el oficiante se aislaba en el ábside, cerrado por unos canceles y unas cortinas que permitían ocultar la ceremonia a los fieles, preservando su misterio. Los canceles estaban decorados como motivos religioso simbólicos como crismones con gemas bajo arquerías

Las placas de cancel constituyen una de las series más numerosas del museo. Los canceles eran placas que acotaban el espacio litúrgico en relación con la jerarquía y las particularidades ceremoniales. Los ejemplos que encontramos en el Museo son placas rectangulares, con arcos separados por columnillas y veneras en su interior, aunque algunos alternan esta decoración con elementos geométricos, y otros más sustituyen la venera por un crismón con el Alfa y el Omega.De todos los canceles conservados, destacan dos, que son los únicos que tienen decoración figurativa. Se trata de una representación de San Lucas en forma de toro alado con un nimbo en la cabeza; y de un fragmento de una pieza similar, también con la pata de un toro.




Placa-nicho



Los nichos y placas-nicho son placas rectangulares, y están caracterizados por su venera. Esta venera habitualmente se encontraba sostenida por columnas, y en ocasiones dentro de la misma aparece un elemento simbólico, como el crismón o el árbol de la vida

No hay texto alternativo automático disponible.

Nicho

Tampoco está clara la función de estas piezas, aunque hay un consenso más o menos amplio en sostener que estarían en relación con la zona del altar.




No hay texto alternativo automático disponible.



  Placa -nicho



No hay texto alternativo automático disponible.

Hornacina

Las hornacinas son piezas cóncavas, o de edículos con pequeñas bóvedas sostenidas por columnas, y que tienen un importante valor simbólico. No se sabe con certeza la función de estas piezas, aunque se sospecha que no todas tenían el mismo cometido. Se ha planteado la hipótesis de que quizás algunas de ellas sirviesen como tabernáculos.





No hay texto alternativo automático disponible.

Mención aparte merece la denominada Cátedra del Arzobispo, que es el mejor ejemplo que se puede ver en el Museo de estas placas-nicho. Recibe este nombre porque ha sido identificada como el respaldo de una cátedra episcopal, aunque también puede estar relacionado con algún elemento bautismal.




No hay texto alternativo automático disponible.

También merece la pena señalar el conjunto de capiteles, entre los que destacan los corintios con decoración de hojas de acanto o de palmetas, algunos de los cuales todavía conservan las huellas de las herramientas del escultor.




No hay texto alternativo automático disponible.

Capitel


 No hay texto alternativo automático disponible.

 Estos capiteles se pueden dividir, a grandes rasgos, entre aquellos que entronca con las producciones clásicas romanas, y los que derivan de influencias bizantinas, con motivos decorativos de formas mucho más geométricas




No hay texto alternativo automático disponible.

Lauda de Cantonus


No hay texto alternativo automático disponible.

  
SAN PEDRO DE MÉRIDA

glesia parroquial de San Pedro Apóstol. Obra de pequeñas proporciones originaria del siglo XV, con numerosas intervenciones posteriores. Se levanta aneja a una antigua basílica visigótica, para la que se aprovecharon restos romanos.



La imagen puede contener: interior


 SAN PEDRO MÉRIDA

Las ruinas de la Basílica de San Pedro de Mérida datan, aproximadamente, del año 600. En una iglesia de evolución de la plantas basilicales simples a las posteriores más complejas. Con ábside cuadrado, tiene un baptisterio en el la zona sur del nártex.
Se puede apreciar la pila bautismal por inmersión con cuatro escalones, los arranques de granito de las columnas, restos de la pared y de una tumba antropomorfa, así como el pavimento original. Actualmente se encuentra rehabilitada con un cerramiento de verja metalizada así como iluminación



La imagen puede contener: nubes, cielo y exterior


CASA HERRERA, MÉRIDA

A unos pocos kilómetros de la ciudad de Mérida, fuera de los circuitos turísticos habituales, se hallan los restos de la basílica paleocristiana Casa Herrera, todo un tesoro arqueológico



La imagen puede contener: nubes y exterior
 
CASA HERRERA, MÉRIDA

Actualmente solo se conserva su planta, pero el visitante puede hacerse una idea de cómo era el templo. Lo primero que llama la atención son sus grandes dimensiones. Se sabe que tenía dos ábsides y dos altares, situados en la nave central uno frente al otro. Uno de sus elementos más singulares, puesto que no hay muchos en la Península, es su pila bautismal: una piscina bautismal estrecha y pequeña, propia de los primeros tiempos del cristianismo. En el templo se hallaron numerosos fragmentos decorativos, inscripciones sepulcrales y sarcófagos.



No hay texto alternativo automático disponible.




CASA HERRERA 

En la planta se puede apreciar la basílica como característica principal destacan sus ábsides enfrentados, uno en su cabecera y otro en sus pies que la ponen en relación con un tipo de basílica muy extendido por el norte de África



La imagen puede contener: cielo y exterior
 
CASA HERRERA

. Posee tres naves separadas entre sí por dos filas de seis columnas. Los accesos principales al templo se abrían en sus muros laterales.


  La imagen puede contener: cielo y exterior

ERMITA DEL SANTO, VALDESALOR   (OLIVENZA)

Ubicada al suroeste de Olivenza, emergiendo como bloque pétreo en plena llanura de pastos, la Ermita del Santo surge sobre el paisaje en una soledad compaginada con el olvido, abandono y desconocimiento de la misma por la mayor parte del público y de los estudiosos, cargada sin embargo de capítulos de un pasado remoto que quieren sobrevivir escondidos entre sus losas y sillares, esperando ser leídos para hablarnos de un ayer casi olvidado.

El ábside de la Ermita del Santo, cubierto con bóveda de cañón en cuya fábrica se conjuga el sillar granítico con la mampostería pizarrosa, presenta una planta rectangular que permitiría datar la construcción del inmueble en el siglo VII,



 La imagen puede contener: texto

ERMITA DE VALDECEBADAR, OLIVENZA

Ubicada al suroeste de Olivenza, emergiendo como bloque pétreo en plena llanura de pastos

se han encontrado las huellas de un cancel (que con toda probabilidad sea la pieza de esta en el Museo en la sala de Arquitectura Visigoda), y dentro, las huellas de las cuatro columnas que soportaban la mesa de altar. En una estancia anexa tiene una piscina bautismal, con sendas escaleras de entrada y de salida, pues el ritual de bautismo era de inmersión de adultos.



No hay texto alternativo automático disponible. 
Vista aerea

 No hay texto alternativo automático disponible.

ERMITA DE VALDECEBADAR

De planta de cruz griega, con un ábside de herradura al final de la nave. Tiene unas salas anexas comunicadas, una con el crucero, y otra con la nave central. Lo importante de estas, es que son de construcción individual, esto es, que sus muros no son compartidos que los del ábside central, sino que son independientes, separados unos 50 cm. entre ellos. La capilla situada al norte y comunicada con el brazo del crucero sirvió de baptisterio, ya que quedan restos de una piscina de inmersión.




La imagen puede contener: texto 

ERMITA DE SANTA MARÍA DE IBAHERNANDO

La Magasquilla de Los Donaire. Fue construida por orden del Obispo Orencio en el año 635.





La imagen puede contener: exterior

Cilindro contrapeso granítico de una prensa olearia

Enorme "cilindro contrapeso" granítico de una prensa olearia tardorromana del siglo VII, encontrado junto a la basílica visigoda de Santa Maria de Magasquilla de Donaire.Ibahernando (Cáceres). En el hueco grabado en el cilindro se insertaba un torno de madera que bajaba el "prelum" que comprimía las aceitunas.


La imagen puede contener: cielo y exterior

 SANTA LUCÍA DEL TRAMPAL, ALCUESCAR (CÁCERES)

A tres kilómetros de Alcuéscar, se localiza la iglesia de Santa Lucía del Trampal. Era la basílica de un desaparecido monasterio situado en este lugar. Es, posiblemente, la única edificación de época visigoda que se conserva en pie en el sur de la península.



La imagen puede contener: exterior


SANTA LUCÍA DEL TRAMPAL 

Vista de la triple y original cabecera
Se edificó sobre antiguas construcciones romanas, posiblemente templos, de los que se utilizaron muchos de sus sillares. 


La imagen puede contener: nubes, cielo y exterior

Algunos de ellos, mantienen inscripciones romanas referentes a divinidades, en especial a Ataecina, diosa celtíbera, posteriormente adoptada como romana, con el nombre de Proserpina. 

Imagen relacionada



Nave central

Se diseño y construyó bajo un mismo proyecto, esto es, las modificaciones que se observan ahora fueron muy posteriores, una vez terminado su concepción primitiva. Su clasificación dentro del arte prerrománico es problemática. Aceptada como construcción hispanovisigoda en un principio, actualmente, D. Luís Caballero y D. Fernando Sáez la identifican como mozárabe, interpretando los últimos descubrimientos y excavaciones. Es una situación parecida a la de Santa María de Melque. Lo que es seguro, es que, a finales del S.IX fue abandonada al culto y posteriormente, saqueada.



La imagen puede contener: exterior


Nave lateral

Ya en el S.XV volvió al monasterio una nueva comunidad religiosa, que la dedicó a la advocación de Santa Lucía y acometió una primera restauración. Las cubiertas perdidas, por acción del largo tiempo de abandono, se rehicieron de una manera sencilla. Las tres naves se reconvirtieron a una sola por motivos litúrgicos. Se realizó una cubierta de madera, apoyada en unos nuevos arcos fajones ligeramente apuntados, para no cargar los muros con una bóveda de piedra. También se cerraron algunos vanos para la colocación de retablos.




Santa Lucia de Trampal



Resultado de imagen de santa lucia del trampal
Planta del edificio

En el SXVIII vuelve a abandonarse, sin antes volver a modificar elementos como tapiar el coro y el crucero. Posteriormente fue fortín francés, pajar, cuadras, almacén...
Después de todos estos avatares, actualmente nos encontramos una iglesia con cabecera hispanovisigoda y, o, mozárabe y una nave gótica.



No hay texto alternativo automático disponible.


Estela de la Sunua

Este dato concreto nos lo aporta una inscripción encontrada en la Estela de Sunua.en sus ruinas y actualmente depositada en el Museo Arqueológico de Cáceres.Estela de granito, posiblemente con cabecera redondeada. Está decorada con un círculo en el que se inscribe una rosacea radiada de seis pétalos y dos círculos en altorelieve con aspados en su interior, y en los laterales, bajo ella, dos hojas de yedra. La cara inscrita está preparada con dos carrileras talladas en ella de 40 de largo, dejando en el centro un paso de unos 45, y colocada hacia arriba de modo que era visible la inscripción. Este hecho ha borrado parte de la decoración de la cabecera y de la primera línea del texto Dice así:
“† IN N DNI S[A]CRATA EST HE[C BA]SELICA SCE MAR[IAE]...QUENDIS A...TIO PONTIF[ICE]...APRIL[LES] [ERA D] CLXXIII”



No hay texto alternativo automático disponible.



BADAJOZ CAPITAL

ningún documento nos describe la presunta ocupación visigoda previa a la fundación de Badajoz. Desconocemos la entidad del núcleo, así como los orígenes, dimensiones o población. Sí disponemos de fuentes que nos hablan de una Batalyos visigoda en la zona, así como de una Basgati o Basgatia, e igualmente está localizada una necrópolis del siglo VII, descubierta junto a los restos del Fuerte de la Picuriña, donde catorce enterramientos, uno de ellos colectivo, nos verifica la presencia visigoda en estas tierras. Los restos materiales, por su parte, ricos en elementos decorativos, nos llevan a pensar en la presencia de templos o edificios de carácter civil. Con cerca del medio centenar de elementos rescatados, estaríamos ante una de las colecciones de arte visigodo más importantes de la Península,



La imagen puede contener: interior


Aspecto de la Sala de arte visigodo del Museo Arqueológico Provincial de Badajoz, donde se observan varios elementos visigodos recuperados de la Alcazaba, entre los que se encuentran pilastras y columnas profusamente decoradas.

Con la llegada de los musulmanes, muchas piezas pertenecientes a las construcciones preexistentes fueron reutilizadas en sus construcciones. La Alcazaba es un buen ejemplo de esto, puesto que en sus puertas, torres y muros, y en las construcciones interiores de la misma, se encontraban bastantes de estas piezas. De las que aún se conservan, algunas están en el mismo lugar, y otras están depositadas el en Museo Arqueológico Provincial.
  Otros de los elementos reaprovechados acabaron dispersos por la ciudad formando parte de construcciones posteriores, como se puede apreciar por ejemplo en las Plazas Alta y de San José, en el cercano edificio de La Galera, y en diversos puntos del Casco Antiguo de la ciudad.

 
No hay texto alternativo automático disponible.


pilastra estriada decorando y reforzando la esquina interna del recodo de la Puerta de Yelbes.



No hay texto alternativo automático disponible.

Vista exterior de la conocida como Torre de la Vieja, en los jardines de la Galera, donde se puede apreciar la presencia de las tres pilastras marmóreas de origen visigodo.


No hay texto alternativo automático disponible.

Junto al Arco del Peso, antiguo mirador de la ciudad que separa ambas plazas de San José y Alta, sendos soportales, a ambos lados del mismo en su zona meridional, presentan presuntos fustes visigodos reutilizados,


La imagen puede contener: interior


Capiteles de origen visigodos



 El brocal del pozo que accede a la cisterna del claustro del Antiguo Convento de Santa Catalina  está formado por mármoles de talla visigoda.


PORTUGAL




PORTUGAL

San Fructuoso de Montelius, Braga


es una capilla visigoda que se encuentra en la actual Braga.
Se encuadra en el marco histórico de la antigua Hispania visigoda



Church of São Francisco and Capela de São Frutuoso de Montélios, Braga (10248447556).jpg

Fachada barroca de San Fructuoso, a la que esta adosada el templo visigodo.

 Vista aproximada da torre cruzeiro e secção superior do braço ocidental.jpg

Desarrolla una planta central de cruz griega con los cuatro brazos iguales
Esta iglesia se utilizó como enterramiento de San Fructuoso, impulsor y responsable de su construcción


Resultado de imagen de San Fructuoso de Montelius,

Vano en una de las fachadas



Interior. Pormenor de uma das arcadas triplas que antecedem três das quatro ábsides.jpg

En la parte central aparece un cimborrio y cúpulas en las naves laterales. Este cimborrio se apoya sobre cuatro arcos de herradura y el paso de la cúpula a los arcos se realiza mediante pechinas

 Pormenor de um capitel e parte do friso do interior.jpg

Interior de San Fructuoso

La decoración se concentra en los capiteles que sustentan los arcos de herradura del crucero, donde aparecen las pencas. 
Detalle de uno de los capiteles del crucero con decoración vegetal carnosa (pencas)


Interior. Vista geral de uma das ábsides.jpg

Nave hacia los pies de la iglesia

  La imagen puede contener: cielo y exterior

IGLESIA EPISCOPAL DE IDANHA-A-VELLA

Vista general de la iglesia actual




La imagen puede contener: exterior
 
IGLESIA EPISCOPAL DE IDANHA-A-VELLA

El pueblo actual de Idanha-a-Velha, perteneciente al municipio de Idanha-a-Nova, es construido sobre las ruinas de la ciudad romana de importancia Egitania. Más tarde, bajo el dominio de los visigodos, esta antigua ciudad se convirtió en asiento de un próspero obispado.


 La imagen puede contener: exterior e interior

IDANHA-A-VELLA

La iglesia episcopal de Idanha-a-Velha es un edificio religioso donde coexisten elementos de la cultura romana,y visigoda.En la imagen estelas y placas con inscripciones


 No hay texto alternativo automático disponible.

Detalle de relieve visigodo con disco solar



No hay texto alternativo automático disponible.

IDANHA-A-VELLA

Tumbas monolíticas
de origen visigodo




La imagen puede contener: exterior e interior



IGLESIA DE SAO GIAO, FAMALIÇAO (LEIRIA)


Se encuentra a, 5 km al sur de Nazaret, en el distrito de Leiria, Portugal.

Fue descubierto en la Quinta de Sao Giao, junto a las dunas, a 500 metros del mar por Edwin Garcia Borges en 1961. Otorgado por algunos autores a la época visigoda, y por otros como de características Asturianas , se considera una de las más antiguas iglesias cristianas el territorio nacional, e incluso la península Ibérica.



La imagen puede contener: exterior
 
Algunos autores lo datan en el siglo X, ya que cuenta con elementos arquitectónicos y decorativos ya influenciados por el estilo mozárabe. Otros autores describen el templo como los restos de un pequeño monasterio de monjes cristianos de época visigoda

 No hay texto alternativo automático disponible.


Es un templo monástico de la planta pequeña, rectangular con una sola nave de 6,6 metros por 3,9 metros, sin ventanas. En la portada habría sido una tribuna de madera.


No hay texto alternativo automático disponible.

relieve


  No hay texto alternativo automático disponible.

Columna con capitel visigodo

 




Fuentes

 "El Prerrománico" tomo 8 de La España Románica de Ediciones Encuentro

http://www.arteguias.com/visigotico.htm

http://www.arqueomas.com/peninsula-iberica-reino-visigodo.htm 
 
 Fuentes: http://www.turismo-prerromanico.com/es/visigodo/ 
 :
http://caminosdecultura.blogspot.com.es/…/vestigios-visigod…

http://www.spanisharts.com/arqui…/prerromanico_visigodo.html

http://www.viajarporextremadura.com/…/Basilica-de-Santa-Luc…

http://contenidos.educarex.es/…/…/25/secc12/p301visigoda.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Arte_visigodo

http://www.monumentosdebadajoz.es/visigodo.htm