viernes, 9 de febrero de 2018

LA ESCULTURA EN LOS MUSEOS VATICANOS


Los Museos Vaticanos nacieron con una pequeña colección privada de esculturas perteneciente a Julio II situada en el llamado Patio de las Estatuas del Belvedere. Los Papas, de hecho, tienen el mérito de ser los primeros soberanos en poner sus colecciones de arte a disposición del público,gracias a la explosión renacentista

Los Museos Vaticanos y las Galerías Pontificias nacen con Clemente XIV y Pío VI. Más tarde, Pío VII amplió notablemente las colecciones de Antigüedades Clásicas añadiendo el Museo Chiaromonti y el Brazo Nuevo. Este pontífice también enriqueció la Colección Epigráfica.

En cuanto a bienes arqueológicos, el Papa Gregorio XVI fundó el Museo Etrusco con objetos provenientes de las excavaciones realizadas en la Etruria meridional y asimismo el Museo Egipcio con obras provenientes de exploraciones realizadas en este país y otras que se encontraban ya conservadas en el Vaticano.

Gregorio también enriqueció el Museo Profano Lateranense con estatuas, bajorrelieves y mosaicos de edad romana. A este mismo museo Pío IX añadió en 1854 el Museo Cristiano, el cual comprendía esculturas antiguas con simbología cristiana. En 1910, bajo el pontificado de San Pío X, fue ampliado con el Lapidario Hebreo. Estas últimas colecciones fueron transferidas desde el Palacio de Lateranense a una nueva estructura construida en el Vaticano.



Antinoo Braschi

Cabe agregar que también pertenecen a estos museos: la Galería de los Tapices, la Galería de las Cartas Geográficas, las Salas Sobieski y la de la Inmaculada Concepción, las Estancias y la Logia de Rafael, la Capilla del Beato Angélico, la Capilla Sixtina, el Apartamento Borgia, la Pinacoteca Vaticana y el Museo Misionero-Etnológico. En 1973 fue añadida la Colección de Arte Religioso Moderno y Contemporáneo, inaugurada por Pablo VI en el Apartamento Borgia.

Naturalmente, visitar la ingente colección de obras de arte de estos museos en poco tiempo, es imposible, por lo que hay que tomarselo con paciencia y seleccionar, antes de entrar en ellos, para no caer en un vértigo semejante al de Stendhal



La escalera de Bramante:  es la que accede a los Museos y donde se sufre el primer síntoma de vértigo...


Por eso hoy solo vamos a ver, las piezas escultóricas más importantes y zonas dedicadas a estas,  pertenecientes a distintas épocas y culturas y consideradas un tesoro  digno de ser contemplado y protegido, dejando para mejor ocasión el resto...





MUSEO GREGORIANO ETRUSCO

El museo, fundado por el Papa Gregorio XVI e inaugurado el 2 de febrero de 1837, fue uno de los primeros expresamente dedicados a las antigüedades etruscas y reúne predominantemente objetos hallados en las excavaciones efectuadas en los años anteriores en los yacimientos de algunas de las ciudades más importantes de la antigua Etruria, en aquel entonces parte del territorio del Estado Pontificio. Además, entrarán a formar parte del museo obras que ya se encontraban en el Vaticano y con una larga historia coleccionista.

A través de las obras expuestas, que documentan una artesanía floreciente y una peculiar civilización artística, es posible seguir la historia milenaria del pueblo etrusco, desde la Edad de Hierro (s. IX a.C.) hasta que confluyó progresiva y definitivamente en la estructura del Estado romano en el siglo I a.C.

El museo ocupa el Palacete del Belvedere de Inocencio VIII  (1484-1492), proyectado por Pollaiolo, y el Apartamento de Tor dei Venti de Pío IV Medici (1559-1565), iniciado por Michelangelo y Girolamo da Carpi y terminado por Pirro Ligorio. Desde el interior es visible la monumental escalera de caracol de Bramante, iniciada en 1512.



Marte de Todi

Este rarísimo testimonio de la estatuaria antigua en bronce representa a un guerrero vestido con coraza y apoyado en una lanza de hierro, que dedica una libación propiciatoria con una pátera antes de la batalla
La estatua está compuesta de partes fundidas separadamente a la cera perdida y luego soldadas, con inserciones polimatéricas que exaltan el efecto verista.
 Realizada probablemente por una fábrica de Orvieto revela referencias a modelos de ambiente ático a partir del 450 hasta el 425 a.C. aproximadamente, sobre todo del círculo de Fidias, aunque con genéricas referencias a la plástica de Policleto



Par de manos


Las manos decoradas con pequeñas tachuelas de oro y larguísimos dedos han sido obtenidas de una sola lámina de bronce, cerrada en las muñecas y ligeramente doblada en los bordes. Las posibles similitudes remiten a Vulci como lugar de proveniencia y producción, y aproximan  estas manos a las máscaras de bronce laminado de algunos canopes de Chiusi y, en general, a los primeros experimentos de representación de la figura humana en la producción etrusca de bronces, que consistían en la unión de partes elaboradas por separado, procedentes de láminas repujadas para obtener estatuas en bulto redondo.






MUSEO PIO CLEMENTINO

El núcleo original de las colecciones papales de escultura clásica tiene inicio en el "Patio de las Estatuas" (hoy conocido como “Patio Octógono”) del papa Julio II (1503-1513). En la segunda mitad del siglo XVIII, las colecciones papales se agrandaron, tanto por las excavaciones en el territorio romano y del Lacio, como por las adquisiciones realizadas por coleccionistas o anticuarios.

Bajo la influencia del pensamiento de la Ilustración fueron acogidas en un museo público en el sentido moderno, con el objetivo de proteger las obras de arte antiguas y de promover su estudio y conocimiento. El museo llamado Pío Clementino, por el nombre de sus fundadores Clemente XIV Ganganelli (1769-1774) y Pío VI Braschi (1775-1799). Se colocaron esculturas antiguas, a menudo completadas en gran parte por los restauradores de la época.

Con el Tratado de Tolentino (1797), el Estado de la Iglesia se vio obligado a ceder a la Francia de Napoleón las principales grandes obras maestras del museo, que fueron trasladadas a París. Más tarde, después del Congreso de Viena (1815) y gracias a la diplomática labor de Antonio Canova, la mayoría de las obras fueron recuperadas.



Apoxyomenos

El término Apoxyomenos deriva del verbo griego "limpiar" y se refiere a una práctica utilizada en la antigua Grecia. Los atletas, de hecho, tenían la costumbre de ungirse con aceite antes de cada competición y luego se lavaban con arena y una especie de cuchara curva, llamada estrígil.

Realizada en torno a la mitad del siglo I d.C., la estatua de mármol del pentélico es una copia del original en bronce creada por Lisipo en su madurez, alrededor del año 320 a.C.




Apolo del Belvedere

La estatua formaba parte de la colección que el cardenal Giuliano della Rovere tenía en su palacio en Santi Apostoli. Fue elegido papa con el nombre de Julio II (1503-1513) y la escultura fue trasladada al Vaticano.

El dios Apolo aparece como si acabara de utilizar su arco vibrante que, originariamente, debía de empuñar con la mano izquierda. La obra, que data de mediados del siglo II d.C., se considera hoy una copia del bronce realizado entre los años 330 y 320 a.C. por Leocares, uno de los artistas que trabajaron en el Mausoleo de Halicarnaso.



Divinidad fluvial (Arno)

La estatua de la divinidad fluvial, con su característica posición semiacostada, se remonta a la época de Adriano y se inspira en un prototipo helenístico. En las primeras décadas del siglo XVI se colocó en el Patio de las Estatuas como ornamento de una fuente constituida por el sarcófago, fechable entre los años 170 y 180 d.C. y decorado con una escena de batalla entre griegos y amazonas.

 La escultura sufrió amplias integraciones llevadas a cabo por un artista del Renacimiento de gran talento, al cual se debe el expresivo rostro barbudo. Una pequeña cabeza de león fue obtenida de un recipiente, también obra de restauración



Laocoonte

El grupo escultórico fue descubierto en 1506 en el Esquilino, en Roma, e inmediatamente se identificó con el Laocoonte descrito por Plinio como la obra maestra de los escultores de Rodas: Agesandro, Atenodoro y Polidoro. Durante la guerra de Troya,

Laocoonte, sacerdote troyano del dios Apolo, se opuso a la entrada del caballo de madera dentro de las murallas de la ciudad. Atenea y Poseidón, favorables a los griegos, enviaron desde el mar dos serpientes monstruosas que rodearon y asfixiaron a Laocoonte y a sus dos hijos.

Desde una perspectiva romana de la historia, la muerte de estos inocentes está relacionada con la huida de Eneas y, por lo tanto, con la fundación de Roma. A Julio II (1503-1513) no podía pasarle desapercibida una escultura de esta importancia, e inmediatamente la compró para colocarla en el Patio de las Estatuas





Hermes del Belvedere

La estatua fue adquirida por Pablo III (1534-1549) para decorar un nicho del Patio de las Estatuas en el Belvedere. La obra fue descubierta en torno al año 1540 en los jardines que rodean el mausoleo de Adriano, hoy Castillo del Santo Ángel, por lo que se creyó durante mucho tiempo que se trataba de una representación de Antínoo, el favorito del emperador Adriano. La obra, de la época de Adriano, representa a Hermes en su papel de psicopompo, es decir, el que acompaña a los difuntos en el camino hacia ultratumba.



Meleagro

Meleagro, héroe mítico de Etolia, es representado como un cazador victorioso: a su lado hay un perro y una cabeza del jabalí de Calidón, apuñalado por él mismo hasta la muerte. Lleva una capa envuelta alrededor de su brazo agitada por el viento.
Originalmente iba armado con un arco o una lanza, pero actualmente ésto ya no se conserva. La obra es una copia del siglo II d.C., inspirada en un original de la mitad del siglo IV a.C. atribuido a Escopas.




Ariadna

La escultura de Ariadna dormida fue adquirida por el papa Julio II en 1512 para el Patio de las Estatuas en Belvedere y se convirtió en la ornamentación de una fuente.
Después de varios traslados, en 1779 se colocó en su ubicación actual y el artista Cristóbal Unterperger pintó la parte inferior del nicho con motivos de estilo egipcio, hoy cubiertos por cal roja. Por la pulsera en forma de serpiente que adorna el brazo se la identificó, durante mucho tiempo, con Cleopatra, quien se suicidó dejándose morder por una serpiente.
Al final del 700 Ennio Quirino Visconti finalmente la reconoció como Ariadna, la princesa cretense hija de Minos que, después de ayudar a Teseo en el Laberinto del Minotauro, fue abandonada por el ingrato cuando dormía en la isla de Naxos




César Chiaramonti


El rostro del dictador presenta características faciales muy específicas que se mezclan con los rasgos idealizados. Esta característica parece inspirada en los retratos de los soberanos helenísticos y destaca en las imágenes que reproducen la última fisonomía de Cayo Julio César. Este retrato fue probablemente diseñado después de los Idus de marzo del 44 a.C. y se puede datar entre los años 30-20 a.C. 





Torso del Belvedere

El famoso torso de mármol, conocido en Roma desde el siglo XV, hizo su entrada en las colecciones del Vaticano entre 1530 y 1536 y se convirtió en una de las esculturas antiguas más admiradas por los artistas hasta nuestros días. A través de los siglos, la estatua ha sido objeto de diversas interpretaciones.
La hipótesis más aceptada en la actualidad se identifica con el héroe griego Áyax Telamonio en el acto de meditar el suicidio. Se cuenta que durante la guerra de Troya, el guerrero se volvió loco cuando Ulises le sustrajo las armas de Aquiles.





Hércules

La estatua de bronce dorado fue encontrada en 1864 en el patio del Palacio Pío Righetti, cerca de Campo de' Fiori, en la zona del Teatro de Pompeyo, y poco después fue donada al papa Pío IX. Cuando fue hallada estaba colocada horizontalmente en el interior de una fosa, cubierta por una placa de travertino en la que estaban grabadas las letras F C S (Fulgur Conditum Summanium).
Hércules fue golpeado por un rayo y, según la costumbre de los romanos, recibió ritual sepultura junto con los restos de un cordero. La obra, tal vez inspirada en un modelo de escuela ática, fechable entre 390 y 370 a.C., ha sido diversamente datada entre finales del siglo I d.C. y el comienzo del siglo III d.C.





Antínoo Braschi

La escultura procede de unas excavaciones realizadas en 1792-1793 en la zona de una supuesta villa de Adriano en Palestrina, la antigua Preneste. Restaurada por Giovanni Pierantoni, fue expuesta en el Palazzo Braschi hasta 1844, cuando fue adquirida por el Museo Lateranense y finalmente trasladada a su actual ubicación. Antínoo, el favorito del emperador Adriano (117-138 d.C.), se representa con aspecto sincrético de Dionisos-Osiris.
El pelo está adornado con una tiara de hojas y bayas de hiedra; la cabeza está decorada con una diadema, que lleva en su vértice una uraeus (cobra) o una flor de loto, que en la restauración moderna fue sustituida por una especie de piña.
La obra se puede datar en torno a los años inmediatamente posteriores a la muerte de Antínoo, que se ahogó en el Nilo en el año 130 d.C. y fue deificado por el emperador Adriano




Sarcófago de Santa Helena

El monumental sarcófago de pórfido rojo fue construido para albergar los restos de Helena, madre de Constantino, quien murió en el año 335 d.C. y fue enterrada en el mausoleo imperial en Tor Pignattara, entre la via Prenestina y la via Labicana.
En 1777 fue trasladada al Vaticano y colocada sobre cuatro leones esculpidos por Francesco Antonio Franzoni. En el sarcófago aparecen escenas de carácter militar, en las que los caballeros romanos someten a prisioneros bárbaros; en la tapa hay figuras de amorcillos y victorias aladas que sostienen guirnaldas, mientras dos leones, uno dormido, y el otro acurrucado, ocupan los laterales




Biga

Esta hermosa obra de arte se compone de partes antiguas y de piezas realizadas por Francesco Antonio Franzoni en 1788. El escultor juntó la caja de una biga y parte de un caballo antiguo, realizó por entero el caballo de la izquierda y dio vida a una escultura que se podría considerar como su obra maestra más ecléctica y original. Por lo menos desde 1516, la caja se encontraba en la iglesia de San Marcos en Roma, utilizada como sede episcopal; allí permaneció hasta 1771, cuando fue donada al papa Clemente XIV.





Guerrero persa

El guerrero persa, que lleva el gorro frigio, aparece en el acto de defenderse del enemigo, llevando el cuerpo hacia atrás y levantando el brazo derecho para protegerse, armado con una espada. El horror de la derrota se hace visible mediante la dramática expresión del rostro. Es probable que se trate de una copia romana, fechable entre el año 110 y el 120 d.C., de uno de los cuatro grupos de bronce que conmemoraban las victorias contra los enemigos de los griegos. Estas esculturas habían sido dedicadas como ex voto por Atalo II de Pérgamo alrededor de 160-150 a.C. en la Acrópolis de Atenas y en el mismo Pérgamo. La escultura pertenecería al grupo que representaba el triunfo de los griegos sobre los persas, en la memorable batalla de Maratón en el año 490 a.C.




Perseo triunfante

La estatua representa a Perseo triunfante después de cortar la cabeza de Medusa, una de las tres Gorgonas. El héroe lleva un sombrero alado, sandalias de Mercurio y una hoz que le regalaron para decapitar a Medusa.

 La obra fue esculpida por Antonio Canova (1757-1822) y adquirida por el papa Pío VII y se colocó en el pedestal del Apolo del Belvedere. Se trata pues, de una escultura neoclásica.




Jaguar

La escultura se compone de varios fragmentos de alabastro; las manchas del pelo están, en cambio, realizadas en negro y amarillo antiguo. El aspecto del felino parece corresponder más al jaguar que al leopardo, ya que sólo en el primero la parte central de las manchas es de un amarillo más intenso que en el resto del pelo.

Esta identificación invalidaría la hipótesis de que la parte central es antigua, como han sugerido algunos, ya que el jaguar es un animal típico del continente americano. La escultura fue adquirida por el papa Pío VI (1775-1799) en 1795 y podría ser una obra integral moderna  de Francesco Antonio Franzoni.






MUSEO CHIARAMONTI

El Museo Chiaramonti, ubicado en la galería que conecta el Palacete de Belvedere con el resto de los Palacios Vaticanos, toma su nombre del papa Pío VII Chiaramonti (1800-1823) y marca un momento importante en la historia de las colecciones vaticanas.
Con el Tratado de Tolentino (1797), el Estado Pontificio tuvo que ceder a la Francia de Napoleón las grandes obras maestras del Museo Pío Clementino. Posteriormente, el Congreso de Viena (1815) y la acción diplomática de Antonio Canova permitieron la recuperación de casi todas las esculturas incautadas



Sala del museo Chiaramonti





MUSEO GREGORIANO PROFANO

El Museo Gregoriano Profano fue fundado en el Palacio Apostólico de Letrán por voluntad de Gregorio XVI Capellari el 16 de mayo de 1844. En esta sede se exponían los hallazgos de las excavaciones arqueológicas pontificias realizadas en las últimas décadas en Roma y en sus alrededores (Cerveteri, Veyes, Ostia); a estos materiales se añadieron muchas de las antigüedades que anteriormente se encontraban en los almacenes de esculturas. En los años sesenta del siglo XX todas las colecciones de Letrán se trasladaron al Vaticano, donde en junio de 1970 se inauguró esta nueva zona expositiva.



BRAZO NUEVO

El regreso de Francia de las obras confiscadas por Napoleón hizo necesaria una reorganización de las colecciones pontificias y se consideró oportuno la construcción de un nuevo sector de escultura clásica. El papa Pío VII (1800-1823) encomendó la tarea de crear el llamado Brazo Nuevo del Museo Chiaramonti al arquitecto romano Raffaele Stern. La decoración fue supervisada por la Comisión de Bellas Artes, presidida por Antonio Canova y formada a su vez por Filippo Aurelio Visconti y Antonio D'Este.
La nueva construcción del siglo XIX, que se puede considerar uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura neoclásica de Roma, se situó entre las galerías del Museo Chiaramonti y del Museo de la Biblioteca Apostólica.



El Nilo

La colosal estatua del Nilo fue descubierta en 1513 en el Campo Marzio, donde probablemente decoraba el llamado Iseo Campense, dedicado a las diosas egipcias Isis y Serapis.
El río se representa como un anciano tendido sobre su costado, con una cornucopia llena de frutas en la mano izquierda y espigas de trigo en la mano derecha. La tierra de Egipto se evoca mediante la presencia de una esfinge, en la cual se apoya la figura, y por algunos animales exóticos.
 La escena se anima con dieciséis amorcillos, que aluden a los dieciséis codos de agua, es decir, el nivel que alcanza el Nilo durante la temporada de inundaciones. En la base se representa un paisaje del Nilo con pigmeos, hipopótamos y cocodrilos.



Augusto de Prima Porta

La estatua, que data de los inicios del siglo I d.C., se encontró en la Villa de Livia, mujer de Augusto, en la zona de Prima Porta en via Flaminia. Muestra al emperador en el momento que hablaba a los soldados (adlocutio), vestido con una coraza y un manto (paludamentum) alrededor de su cintura. En relieve en su armadura, el rey de los Partos devuelve a un general romano las insignias robadas a Craso en el 53 a.C. durante la desastrosa batalla de Carras.
La escena labrada en la coraza, se desarrolla en un paisaje cósmico: en la parte superior son visibles la personificación del Cielo en el centro, y a los lados el carro solar de Apolo y el de Aurora. En la parte inferior se encuentran Apolo sobre un grifo, Diana sobre una cierva y en el centro, recostada, la diosa Tierra. 



Pavos Reales

Fuentes de la Edad Media indican la presencia de pavos reales en el área que rodea el Mausoleo de Adriano (117-138 d.C.), hoy conocido como Castillo del Santo Ángel. Durante mucho tiempo, los dos bronces dorados estaban colocados en el claustro cuadrado de la basílica de San Pedro, como ornamento del llamado Cantaro. Se trataba de una fuente para las abluciones de los peregrinos, en el centro de la cual estaba colocada una gran piña de bronce, que ahora se encuentra en el homónimo patio de los Museos Vaticanos. En 1608, durante la construcción de la nueva basílica vaticana, los pavos reales fueron trasladados al Patio de la Piña y más tarde, para garantizar una mejor conservación, se trasladaron a la zona donde se encuentran en la actualidad.



El Cortile o patio de la Piña





MUSEO GREGORIANO EGIPCIO

Fundado por iniciativa del papa Gregorio XVI en 1839, el Museo Gregoriano Egipcio consta de nueve salas, con un amplio hemiciclo que se abre hacia la terraza del "Cortile de la Piña”, en la cual están situadas algunas esculturas.
La primera disposición de las salas, anteriormente parte del apartamento de retiro de Pío IV, en el palacio del Belvedere de Inocencio VIII, corrió a cargo del padre barnabita Luigi Ungarelli, eminente egiptólogo de la época
 Del montaje primitivo hoy todavía se pueden observar, en algunas salas, diversos elementos arquitectónicos y decoraciones parietales de inspiración exótica que recordaban el ambiente nilótico.
La colección es especialmente interesante por su relación con el territorio, rica de material del Egipto romano y de la Roma de estilo egipcio. Numerosos monumentos del núcleo más antiguo llegaron en efecto a la Urbe por voluntad imperial, con el objetivo de embellecer edificios, santuarios y villas, como el grupo estatuario de los Huertos Salustianos, actualmente expuesto en la sala del Hemiciclo.
Asimismo son numerosas las obras egipcias de fabricación romana, testimonio de un momento importante de la historia de la cultura faraónica, como en el caso de los restos arqueológicos provenientes del espléndido escenario que fue la Villa de Adriano en Tívoli.




FUENTES: (fotos y textos)

http://www.museivaticani.va/content/museivaticani/es/collezioni/musei.html   portada

http://www.museivaticani.va/content/museivaticani/es/collezioni/musei/museo-gregoriano-etrusco/video.html

http://www.museivaticani.va/content/museivaticani/es/collezioni/musei/museo-pio-clementino/video.html

http://www.museivaticani.va/content/museivaticani/es/collezioni/musei/museo-chiaramonti/video.html

http://www.museivaticani.va/content/museivaticani/es/collezioni/musei/museo-gregoriano-profano/video.html

http://www.museivaticani.va/content/museivaticani/es/collezioni/musei/museo-gregoriano-egizio/video.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Museos_Vaticanos#Obras_representativas

https://www.cromacultura.com/15-obras-que-no-te-puedes-perder-en-los-museos-vaticanos/