viernes, 3 de febrero de 2017

SANTA CRISTINA DE RIBAS DE SIL

  El Monasterio benedictino, Santa Cristina de Ribas de Sil enclavado en un espectacular y grandioso paraje al lado del río Sil, en el castañar de Merilán, por debajo del monte Varona, constituye uno de los grandes encantos monumentales y espirituales de la Ribera Sacra,al amparo de las encajadas riberas del curso final del río Sil, salpicadas de restos de antiguos asentamientos religiosos de carácter ascético, posiblemente fue considerado inicialmente como un centro eremítico, transformándose posteriormente en un cenobio. Posiblemente en este lugar ya existía un pequeño eremitorio cuya comunidad acabo adoptando la regla benedictina. 

Santa Cristina de Ribas de Sil
Este antiguo Monasterio descansa sobre las verdes laderas que encajonan el río Sil y contempla desde lo alto la inigualable panorámica que desde aquí se divisa. Se erige en la Ribeira Sacra y para llegar a él, solo tienes que acercarte a la localidad de Parada do Sil y seguir las indicaciones. Una vez hayas llegado, quizás lo primero que te llame la atención sea su localización aislada y es que, el monasterio se encuentra perdido entre la espesa vegetación, pareciendo quedar a desmano de casi todo.



El Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil


El monasterio es una joya del románico rural gallego 
La fábrica monástica de Santa Cristina de Ribas de Sil está formada por el templo románico y una serie de dependencias distribuidas en  los corredores cubiertos.

 La iglesia que contemplas hoy se cree que fue levantada en la segunda mitad del siglo XII o a principios de XIII. Presenta una nave única,con crucero destacado y tres ábsides semicirculares en el testero.


Cabecera románica de la iglesia., donde se puede ver dos de lor tres absides


En el ábside central se abren tes ventanas que quedan, al exterior, entre cuatro columnas adosadas al muro. Los canecillos que conforman el alero están ornamentados con motivos figurativos

El rosetón ilumina el interior del templo

Gracias a los privilegios reales y alguna que otra donación, el monasterio consigue llevar una vida próspera hasta el siglo XVI cuando pasa a depender como priorato del Monasterio de Santo Estevo de Rivas de Sil, en la actualidad convertido en un excepcional Parador de Turismo que, si no conoces, te aconsejo te acerques. Llegó Mendizábal con su Desamortización y con ella la progresiva decadencia de Santa Cristina de Ribas de Sil que paso a manos particulares.


Vista del rosetón desde el interior, con la "silueta de Micky" que hasta Disney hubiera envidiado


  
 Interior de la iglesia 
el primitivo cuerpo románico de la nave (probablemente destruido) fue sustituido por una nave más estrecha en el primer tercio del siglo XIII, lo que justifica o cambio de estilo hacia el gótico.
 En su interior, puede que sea la sencillez en sus líneas y el equilibrio de formas lo que distraiga tu mirada.
Su nave es alta y esbelta, formada por cinco tramos separados por arcos diafragma apuntados apoyados sobre ménsulas escalonadas. Dichos arcos se encargan de soportar el techo de madera (ya que nunca se pensó en abovedar en piedra este espacio).


 Acércate a su cabecera y verás que tiene tres ábsides, si te fijas, en la capilla central podrás ver como aún sobreviven pinturas del siglo XVI.
De la imaginería conservada destacan, tanto una talla manierista del apóstol San Pedro, de finales del siglo XVI, como los retablos barrocos que evidencian la prosperidad del templo en el siglo XVIII

Entrada al claustro
Cuando salgas de la iglesia, una puerta con los cuatro símbolos de los Evangelistas da paso a los restos del antiguo claustro. Recorre el lugar y verás las remodelaciones llevadas a cabo en el siglo XVI. Déjate atrapar por este extraño lugar y verás entre sus muros algunas lápidas sepulcrales de los abades y si te fijas bien, contemplarás obras interesantes como el capitel de las arpías en el que verás dos hombres-pájaro entrelazados por sus mismas colas.


Uno de los evangelistas




Los espacios medievales del monasterio constituidos por un claustro que comunicaba las distintas estancias comunes, desaparecieron en época moderna, como parte de la reforma del edificio emprendida en el siglo XVI, tras su incorporación a Santo Estevo, fueron sustituidos por dos funcionales corredores cubiertos y dispuestos en ángulos sin cerrar.






FUENTES:

http://www.arteguias.com/monasterio/monasteriosantacristinaribassil.htm

http://www.paradadesil.es/mosteiro-e.html

http://www.arquivoltas.com/11-Galicia/01-ScRISTINARibasSil%2001.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Ribeira_Sacra